“Diario para mujeres” (Dic.-16)

“No cometas bajezas con el pretexto de que tu caracter es asi. Si lo haces una vez, lo repetiras cuanto quieras.”

-KATHERINE HEPBURN-

 

Decir que nos comportamos del modo en que creemos que a Dios le gustaria, es una falacia. Hagamos conciencia; ¿Cuantas veces hemos herido a alguien deliberadamente?, ¿Cuando fue la ultima vez que sentimos envidia por la buena fortuna de otra, u otro?, o ¿cuando fue la ultima vez que provocamos un conflicto porque no recibimos atencion en algun asunto determinado?….eso y mas, si somos honestas. A partir del momento en que lo reconozcamos, nuestra vida puede ser mas sencilla. Estamos en posibilidad de actuar siempre de buena fe si permitimos que sea nuestra espiritualidad la que se imponga y nos guie.

Por cierto, mucho hemos oido de la “Espiritualidad”, pero ¿realmente sabemos que significa eso?. Para un mejor entendimiento de esta parte inmaterial del ser humano, me aboque a ello y encontre en un libro de Robin Norwood la siguiente definicion, lo bastante comprensible, que dice textualmente:

“Espiritualidad parece ser una palabra que muy raramente se interpreta en su totalidad, pero que, no obstante, actualmente se utiliza con una prodigiosidad, que corre el riesgo de convertirse en un lugar comun, en un cliche que no es cabalmente comprendido. Una buena definicion de espiritualidad es aquella que la considera “un proceso de constante integracion”. Esto significa que nuestro concepto de lo sagrado debe estar en permanente expansion, para permitir la inclusion de aspectos previamente excluidos  de nosotras mismas, de los demas, y de la vida. De esta manera, la espiritualidad, como la caridad, empieza por casa cuando nos adueñamos de nuestros defectos, nuestras heridas y las lecciones que no aprendimos, aquellos defectos y fallas que nos incapacitan para vivir y amar plenamente, los puntos ciegos y las acciones erradas que nos meten en problemas una y otra vez. La espiritualidad se vuelve practica cuando nos ponemos en sintonia, a traves de la oracion, con un Poder Superior a nosotras, al que le pedimos guia y ayuda para enfrentar los problemas de la vida. Someter la personalidad a ese Poder Superior es la base de la verdadera practica espiritual, pero muy pocas de nosotras estamos dispuestas a renunciar a nuestro albedrio hasta que nos encontramos en un problema que no podamos manejar solas.”

Y agrega para concluir con lo siguiente: “Sin embargo, cuando -a pesar de todos nuestros esfuerzos por sentir, pensar y proceder de modo diferente-, los sentimientos, actitudes y conductas anteriores persisten, el unico recurso practico que nos queda es el espiritual. A medida que pedimos sin cesar guia y apoyo, y lo aceptamos, nuestra capacidad para vivir sanamente y amar sabiamente se incrementa, porque nuestro Yo Interior  ya esta bajo la proteccion del Yo Superior. Vivir espiritualmente es asi de simple, y exige una entrega de esa naturaleza.”

La vida no consiste en otra cosa que  una serie de retribuciones. El dicho que reza: “Trata como quieras que te traten” es a todas luces una verdad irrefutable que debemos tomar -todos- a modo de sabio consejo. Como mujeres y como integrantes de la familia humana, de los demas hemos recibido beneficios incalculables, aun si en ocasiones no han ido de acuerdo a lo que esperabamos para nosotras; sin embargo, cuando estamos en perfecta armonia con el Yo Interior y nuestro Poder Superior, con el tiempo nos percataremos de que, lo que recibimos, de una forma u otra,  fue -y sigue siendo- para nuestro bien. Asi que por ende, se acabaron los pretextos, ya basta de confusiones, de lamentos, de culpar a otros de nuestras acciones, y tambien, de una inaccion debida al temor de cometer errores, cuando de antemano sabemos que el espiritu de Dios esta tan cerca como nuestro corazon y la mente.

Afirmacion del dia:

Si permito que Dios dirija mi conducta, mi libertad sera garantizada y mi carga mas ligera. El dia de hoy me esforzare por cumplir conscientemente la voluntad de Dios; solo asi mi espiritu se mantendra en armonia con la paz.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s