Blog.- Nueva entrada Enero 5 de 2010

“Se tu misma. El mundo venera la originalidad.”

-INGRID BERGMAN-

Actriz

 

Hemos desarrollado defensas para protegernos  ante la falta de apreciación de otros, los hermanos, el cónyuge, el novio, el jefe o los amigos, incluso nuestros padres, pues no fue fácil para ellos criar a una niña.

Sin duda, un padre consciente quiere asegurarse de que su hija sea bien valorada por propios y extraños, que se le trate igual que a sus hermanos, que desarrolle un sentido agudo tanto en su mente como en el cuerpo; ¿pero existe esta situación respecto al sexo? Simplemente no hay precedente para alentar a las niñas a la sexualidad; de hecho la mayoría de los padres, incluso los más tolerantes o liberales, se las ven difíciles cuando llega el momento de decirle, a su hija adolescente, de que estamos hechas las mujeres y cual es nuestra función sexual. Por otra parte, la situación es menos compleja para un padre que sabe que la madre cumple en la unión simbiótica psíquica, es decir, en conjunto de sus funciones sensitivas, afectivas y mentales de la niña.  

Aquí es donde empieza el problema; Hace cien años, las madres, hermanas y tías de nuestras abuelas, estaban comprometidas a sus esposo -casi desde que nacieron- y muy cerca del matrimonio cuando empezaron a  menstruar. Era evidente el anuncio de la fertilidad, sin embargo no las dejaron elegir ni  las prepararon para tener sexo, sino para obedecer y tener hijos. Debían llegar vírgenes al matrimonio y pagar una dote como garantía. Muchas de ellas no supieron lo que es un orgasmo. Someterse y entregarse era parte de su obligación, generalmente cubiertas con un camisón largo. No es difícil de creer porque fueron tiempos en que se le enseño  a avergonzarse de sus cuerpos, a esconderlo, a fajarlo, a verlo y tratarlo como algo sucio, pecaminoso y feo. A todas ellas, no solo se les enseñó que sus “partes privadas” no deben mostrarse al resto del mundo, sino “privadas” hasta para ellas mismas. La palabra sexo estaba prohibida y el solo hecho de pronunciarla representaba un sacrilegio. Todo eso y más, lo transmitieron generación tras generación porque las mujeres, desde siempre,  nos hemos caracterizado por ser más fieles a nuestras madres,  por el amor, por el dolor, por nuestro instinto maternal y por ser la figura femenina que antecede.

En la actualidad, muchas familias, aunque la madre trabaje tiempo completo, es la responsable directa de la mayor parte en la educación y cuidado de todos en casa. Las niñas siguen su ejemplo, juegan a vestirse, comportarse, hablar  y maquillarse como “mama”. La imitamos en todo, vamos al supermercado, llevar al hermanito al pediatra, ir a cortarse el cabello, hacer compras, entre muchas otras situaciones que nos abren una ventana a las cosas de las mujeres, las cuales son transmitidas de madre a hija. 

Hace tiempo leí un libro titulado:  “Mujer: pasión al rojo vivo” –Sandra Leiblum y Judith Sachs- lo siguiente: “La mejor madre es un espejo para la hija, por lo que ella debe verse reflejada en el propio sentido de mama de si misma. Si la mujer que ama se enorgullece de su cuerpo y se viste para adornarlo en vez de esconderlo y ostentarlo, la hija captara la idea de que una mujer es bastante buena. Sin embargo, si la madre deambula  neurótica por la casa, lamentándose porque tiene que bajar los kilos de mas, o quejándose de su busto pequeño o de sus amplias caderas, una niña se vera en el espejo y comenzara a cuestionarse de lo que ve. Una madre que no se defiende, que soporta las críticas, maltrato o abuso de su esposo, crea a una niña insegura, sin ninguna forma de desarrollar su estima. No obstante una madre que se siente fuerte y completa le ofrece el mejor  regalo a su hija”.  

Parhttp://tinyurl.com/yzjh48n  a ver libro:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s