Machismo, Hembrismo y Equidad de Genero

 

Durante muchos años vivimos en una sociedad machista, esto es, en una sociedad en la que solo el hombre tenía derecho de crecer y desarrollarse tanto intelectualmente como profesionalmente; en que la mujer tenía enormes responsabilidades y obligaciones pero ningún derecho. Una sociedad que incluso consideraba que la mujer valía menos que el hombre como ser humano, que carecía de inteligencia y era incapaz de tomar decisiones; una sociedad en la que aquella mujer que sufría y se sometía completamente era abnegada, puritana y que vivía solo para atender al marido y a sus críos. Olvidándose de si misma, se convertía en mártir o santa, y aquellas que osaban revelarse eran severamente castigadas, criticadas y marginadas por el rechazo de la sociedad, asi que no había más que de dos sopas; o se era una santa con mirada de virgen y profesional en el arte del sufrimiento o se era una mujer de “cascos ligeros”, puta o mala madre.

Basta con ver algunas películas (si no todas) del cine de oro mexicano, en que vemos a actrices como Marga López o Blanca Estela Pavón representar  de manera tan magistral este papel, y por supuesto al inmortal Pedro Infante o hasta el mas catrín de Jorge Negrete representar en innumerables películas el papel del clásico macho mexicano, mujeriego, borracho y parrandero que no sufre de ningún tipo de rechazo; por el contrario, recibe la aprobación  y admiración de todos, incluso de su abnegada mujer, y si esta llegaba a molestarse y reclamar, el hombre le sorrajaba tremendas cachetadas guajoloteras y manejaba la cuestión de tal modo que ella acababa sintiéndose culpable y hasta pidiendo perdón por haberlo importunado y no comprenderlo.

Realmente no encuentro por ningún lado un antecedente antropológico que acredite esa marcada configuracion social. Es una incongruencia que las capacidades que desarrollamos como especie no se reflejen en el respeto absoluto a los derechos de la mujer. Definitivamente, las religiones han jugado un papel de primer orden en la degradación del género femenino. Al ser una invención masculina, religiones como la judía, cristiana y el Islam, atentan contra nosotras en muchos de sus dogmas, pero ese es otro tema.

Asi ha sido nuestra sociedad, nuestra cultura, dicen que se mantuvo siempre hasta la época de los años 50´s, pero no creo. Yo naci despuesito y desde que me acuerdo estaba, y sigue estando reflejado, un poco menos, ese patrón de conducta tan arraigado que acompaño a nuestras tatarabuelas, bisabuelas, abuelas e incluso a nuestras “santas y abnegadas” madres…bueno, excepto la mía que resulto menos santa.

Por cierto, cuenta mi madre que en el año de 1953 las mujeres mexicanas ejercieron por primera vez el voto como resultado del movimiento feminista iniciado años antes en Europa. Sin embargo, nadie, o casi nadie, lo ejercían, como en muchas otras cosas en esa época. Poco a poco este acontecimiento se ha venido marcando en México, asi como los derechos a favor de la mujer y la Constitución que nos rige, incluso se han creado organismos que defienden los derechos de las mujeres y promueven la equidad del género, programas de atención y prevención de la violencia contra la mujer.

Falta mucho por hacer y lo que se ha hecho ha costando trabajo conseguirlo, al menos mientras no se respeten nuestros derechos y se modifiquen otras mas equitativas y no como la famosa “Epístola de Melchor Ocampo” en la que esta demasiado marcado el sometimiento del genero femenino, habla de la hipócrita fidelidad, y establece al matrimonio como del único medio moral de fundar una familia entre muchas otras, pulsen el siguiente link por favor;  http://saberysaber.com/leyes/epistola.htm

Solo me he casado una vez y (divorciado tambien), honestamente, no puedo creer que hayamos firmado tal humillante verborrea. ¡Por eso ya nadie se quiere casar! Aunque pensándolo bien, tampoco se si aun se acostumbra la lectura de este decreto que mas bien parece una sentencia de muerte, pero si alguien sabe, corríjame por favor.

Actualmente nuestra sociedad esta viviendo un periodo de transición hacia la verdadera equidad de genero, pero como todo cambio, tambien implica un proceso, y en este proceso encontramos aun familias en donde se sigue ejercitando el machismo; sin embargo, tambien otras en las que se ejerce el Hembrismo que tambien es una posición radical y destructiva.

Aunque este termino de “Hembrismo” aun no es del todo reconocido ni siquiera (en el lenguaje de mi computadora, lo marcaba como error) se ha podido establecer un perfil tan especifico como en el machismo, los teóricos en el área de equidad de genero coinciden en que se trata de la postura opuesta, es decir, de mujeres que se sienten superiores a los hombres y basadas en esta creencia los rechazan, los agreden o los maltratan (o las tres cosas).

En todo proceso de cambio se presenta un fenómeno conocido como péndulo; esto es que de estar en un extremo se va hacia el otro, y poco a poco como un péndulo se va logrando un equilibrio.

El Hembrismo implica un empoderamiento tremendo de la mujer, es el extremo opuesto al machismo en el péndulo; es esta postura, se minimiza e inclusive hasta se anula al hombre. Esto se hace evidente en frases como; “Tu no sabes como educar a los hijos”, o la clásica; “Yo puedo sola, no te necesito para nada”, pero tambien frases que lastiman directamente su masculinidad; “Eres poco hombre para mi” o “no sirves como hombre”. Es como si las mujeres estuviéramos ejerciendo una especie de venganza por los años de sufrimiento de generación tras generación, o  quizás como consecuencia  de un cambio drástico en la conducta; pasar de ser victima a victimaria. Tampoco podemos descartar que pudiera tratarse de una autoestima demasiado lastimada por un complejo o trauma desde la infancia.

¡Cuidado! No le cobre a su pareja actual la factura de los errores de las generaciones anteriores, por el sufrimiento de su madre, de su abuela, de sus tías o de todas las mujeres; al contrario, recuerde que se trata de su compañero o compañera y que quiso unirse para construir un futuro junto “a” y no para destruirse uno al otro. La relación de pareja es un intercambio continuo entre dos personas y la base de la felicidad esta en que ese intercambio sea equilibrado y positivo. Todos los que vivimos o hemos vivido en pareja conocemos por experiencia que es muy difícil lograr una vida armoniosa, compensadora, donde los momentos y las experiencias  dichosas borren el mal sabor de las riñas pero, ¡ojo!… sin gritos y sombrerazos.

La palabra equidad se refiere a que cada quien tenga lo que le corresponde. La equidad de género vendría siendo el punto de equilibrio, el centro del péndulo, equidad de género no significa que hombres y mujeres sean iguales, pues esto no es cierto; somos diferentes y gracias a eso somos complementarios. Equidad de género significa que como seres humanos los unos son tan valiosos como los otros y por tanto todos merecemos disfrutar de los mismos derechos y tambien todos somos capaces de realizar las mismas actividades con éxito, independientemente de que en el pasado se asignaran ciertas tareas como exclusivas de los hombres o de las mujeres. La capacidad de poder ejercerla es completamente individual.

Ya existen mujeres ejecutivas, presidentas, doctoras, ingenieras, taxistas, prensistas, carpinteras, luchadoras, voceadoras, futbolistas, policías, lideres, militares, etc., y todas son excelentes mujeres; se ha demostrado plenamente que pueden realizar tan bien como un hombre esas actividades que antes eran exclusivas de ellos, pero tambien reconozcamos la capacidad del hombre para las tareas domesticas o para el cuidado de los hijos; tan bueno es un hombre como una mujer cambiando pañales, preparando la comida, lavando la ropa, planchando o atendiendo a un hijo enfermo. En lo personal, yo valoro muchisimo a un hombre asi, y no porque me aligere la carga; “Yo puedo sola”, sino porque es un hombre que tiene un carácter bien equilibrado emocionalmente, seguro de si mismo y capaz de tomar sus propias decisiones sin dejarse influenciar por viejos y absurdos patrones de conducta o creencias generacionales. Mi respeto y admiración para todos ellos. Para mi no hay hombre mas sensual, inteligente y aceptable que aquel que llega de la oficina; se cambia de ropa a cómoda,  ayuda a preparar la cena y me apoya en la limpieza de la cocina para que asi me sobre tiempo que, con mucho gusto, se lo dedicaría a el despues.

Tanto el machismo como la postura radical femenina contra los hombres generan violencia. Asi como hay hombres que agreden a las mujeres, tambien existen mujeres que no cantan tan mal las rancheras. Debemos sacar tanto el machismo como el hembrismo de nuestra familia, pues ambos son destructivos, ambos generan violencia, y ninguna persona puede vivir satisfecha  y por supuesto ningún hijo –si los hay- puede crecer saludable ni alcanzar la madurez emocional viviendo en un lugar violento donde se disputa una guerra entre sexos en lugar de disfrutarse como pareja. Si verdaderamente queremos un mundo mejor, para nosotros -hombres y mujeres-,  los hijos y toda la parentela, practiquemos  democráticamente la equidad de género.

3 Respuestas a “Machismo, Hembrismo y Equidad de Genero

  1. Este disque feminismo es hipocrita solo habla de la violencia contra la mujer del machismo de los hombres y lo unico que hace es victimizar a la mujer pero nunca habla ni menciona la violencia hembrista contra los hombres mucho menos habla de este feminazismo maltratador y abusivo que discrimina a los hombres al igual que el machismo ya que este machismod e la mujer llamdo feminismo deberia de mencionarse aunque sea y no escondiendolo al no mencionarlo ya que hay muchos complices de esta dictadura feminista basta de hipcoresias y abusos por aprte de este Feminazismo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s