Hoy tuve ganas de escribir sobre Huevos, Castración y Eunucos

“Pues es así: algunos son incapaces para el matrimonio desde el nacimiento, algunos han sido convertidos en ello por hombres y algunos se han hecho a sí mismos como tales – por la voluntad del reino de los cielos”  Mateo 19:12

Y como siempre, mi curiosidad femenina me llevó a explorar los callejones de la historia encontrándo que la castración masculina es una práctica que se remonta al alba de los tiempos que bien mereciera una emisión televisiva al estilo de; “Lo que callamos los hombres”. Ahora si que como decía Heródoto:

«Si yo me veo en el deber de referir lo que se cuenta, no me veo obligado a creérmelo todo a rajatabla; y que esta afirmación se aplique a la totalidad de mi obra» (VII, 151, 3).

En el tiempo del que se ocupa la historiografía me topé que la castración masculina se origina en el antiguo Egipto.

“Hombres dejan sus partes naturales en su propia disposición, excepto los que aprendieron de los egipcios a circuncidarse.” –Heródoto-

Fue de allí de donde el pueblo hebreo tomó esa costumbre, pero también los egipcios castraban a los sirvientes de sus mujeres, los llamados ‘eunucos’. Esta tradición se encuentra también en China, en la época en que no aceptaban las mujeres en el teatro kabuki, ni en la ópera; lo cual se ilustra en películas chinas recientes como ‘Adiós a mi concubina’. Los eunucos eran empleados en el Palacio Imperial. Al principio, eran suficientes para cubrir la tradicional cuota de eunucos aquellos delincuentes o criminales que eran condenados a la castración, pero con el tiempo, al aumentar el tamaño del Estado chino y, en consecuencia, su burocracia imperial y sus diversificadas funciones, surgió la necesidad de una mayor cantidad de ellos alcanzando su máximo apogeo en la Edad Media, especialmente durante la dinastía Ming.

También los árabes encontraban a los eunucos muy adecuados para custodiar su harén. Luego esta práctica pasó a la India, conocidos como hijras, ahora por elección propia. De golpe y porrazo fue introducida en Europa por los musulmanes. Es así como en la España mozárabe del siglo IX, en el período islámico en que la Iglesia católica coexiste con los musulmanes, durante la invasión de los árabes.

Solo por curiosidad otro dato…

En latín, testículo es un diminutivo de testis (testigo). Oséase que el testículo es un ‘pequeño testigo` de la virilidad de un hombre. Yo diría que no necesariamente pero, dejémoslo ser. El neonato tiene sus testículos dentro del vientre para no golpearlos al nacer. Algunos hombres nunca logran que sus testículos desciendan, por lo que se los tienen que extirpar de adultos, ya que se dañan después de muchos años y pueden causar problemas.

Sobre la castración voluntaria también los hubo y los hay. Se practíca con el  argumento mas frecuente que a cualquiera, antes y ahora, debe fruncir hasta el rabo; una orden médica. En la actualidad, el caso más habitual es de hombres de cierta edad que padecen o tienen riesgo de padecer cáncer de próstata. Dicen los que saben que la testosterona -hormona segregada por los testículos- puede disparar y acelerar este cáncer, por lo que, si el médico considera que el paciente ya no va a necesitar sus preciadas ‘pasitas’ para reproducirse o que dicha función reproductora no vale más que la vida del sujeto en cuestión, puede prescribir la castración, incluso contra la voluntad de éste (Nota: No confunda la CASTRACION con la VASECTOMIA que es algo tan sencillo como cortar el cordón espermático, cuya decisión, se vincula con sus poderosos  huevos). 

Sólo para darle una idea; en Estados Unidos se calcula que cada año unos 300.000 hombres son castrados por sus médicos como tratamiento del cáncer de próstata. Pero, si es hombre quien me lee, no se asuste, es solo un cálculo estimado. Y si es mujer, se estíma que es un método infalible como defensa personal en caso de una agresión, y en caso de no tener otro objeto a la mano, solo es cuestión de atinarle la patada.

Y sobre algunos mitos, traumas y esas cosas, se lo dejo de tarea. A decir verdad, mi punto de vista ignorante en la materia no ayuda mucho pero sería bueno consultar con algún discípulo de Lacan, Freud, o con algún Chaman de Catemaco, quizá alguno de ellos le ayuden desenmarañar la cabeza de la medusa con sus teoría Tótem y Tabú sobre el mito darwiniano, la horda primitiva y los chongos morelianos.

Pero bueno, mejor volvamos al tema que nos ocupa…

La operación de estrangulación glandular de testículos o amputación de los mismos, o cuando se mutila radicalmente cortando ambos; pene y testículos, fue una práctica pertinaz a lo largo de la historia. Una vez producida la mutilación parcial o total, a estos individuos se les asignaba un trato preferencial llamados ‘eunucos’, hombres poco viriles, y era una forma rimbombante de denominar a los homosexuales durante el Imperio romano.

Quizá le sorprenda el dato; En Grecia y Roma los esclavos valían más “sin” que “con”. De hecho, los más cotizados en oriente medio fueron los esclavos mutilados totalmente para convertirlos en eunucos al servicio de la mujer y así proteger la línea fiel y paterno-filial por aquello de las dudas. Usted sabe, nunca falta un santo que quiera hacerle al vivo ni mujer viva que quiera parecer santa.

Se dice que los romanos, a falta de Biblia donde apoyar la mano en los juramentos, se los agarraban para dar su palabra de “hombre”. Perderlos en una sociedad tan patriarcal como la romana, o la judeo cristiana es una tragedia más allá de la propia repercusión física. Pero tenerlos, también implica una carga y compromiso moral, de ahí que dicen; ‘éste buey no tiene huevos’.

Durante la invasión a Persia, Alejandro Magno conoció a un eunuco que lo cautivó por su exótica belleza, Bagoas. Incluso, en tiempos de guerras santas y cruzadas, en épocas de grandes emperadores modernos en España y Turquía, tiempos de piratas, moros y cristianos, eran frecuentes los casos en que las poblaciones derrotadas en combate eran diezmadas por los vencedores como ya sabemos; violando y robándose a las mujeres, pero también, castrando y esclavizando a todos los varones desde machos jóvenes, adolescentes y niños, hasta hombres adultos pelotudos sexualmente, para quienes era una humillación que todo el pueblo presenciase cómo le extirpaban los genitales al viril guerrero. Era un acto brutal de sometimiento masculino. Y no conformes con ello, la mayoría de las veces, completaban la humillación siendo sodomizados públicamente.

Hubo por ahí alguna secta religiosa cristiana  ‘Los skoptsy’ también llamados ‘Blancas Palomas’, fundado por Kondraty Selivanov, que estableció obligatoria la castración como “el bautismo del fuego” a sus adeptos para asegurar la castidad, ya que en las partes ‘nobles y blandas’,ubicadas  cerca de donde se hace remolino el cuero, localizaban “las llaves del infierno” según ellos, porque según yo, fueron unos ‘hijos de mierda’. No conformes, a las mujeres les mutilaban sus órganos genitales se seccionaban los pezones, y los pechos enteros les fueron amputados a veces. Este ritual, por fortuna, dejó de practicarse en Rusia hasta mediados del régimen soviético.

 ‘En Yibuti, cuando un hombre quería solicitarle a una mujer que contrajeran enlace matrimonial, para ser aceptado debía demostrar primero su valor llevándole como obsequio y entregándole como regalo, envuelto, los genitales de otro hombre a quien previamente debía haber castrado. Sin dicho obsequio no era aceptado, y las costumbres sociales incluían la burla por parte de la mujer pretendida con frases que ponían en duda la masculinidad del pretendiente por no ser capaz de cumplir valientemente con la tradición. Entre las formas de procurase tan macabro botín estaban, por ejemplo, la guerra colectiva o el asalto individual a extranjeros o ancianos, extirpándoles vivos sus preciados testículos. Desde hace varias décadas, la prédica de los misioneros religiosos poco a poco hizo desaparecer esta costumbre; sin embargo, las más ancianas aún conservan orgullosas como valioso recuerdo su tradicional regalo pre-nupcial’. –Textual de la Wiki-

Ahora démosle un giro a la historia pasando de los ‘eunucos’ a los ‘castrati’. Hay que decir que eran hombres castrados bien seleccionados pero no eunucos. Igual de triste si usted quiere pero gratificante para los que perdían en goce fálico lo ganaban en el goce de la voz, pues cantaban como los propios ángeles y, sin hacer tanto melodrama, podemos decir que el instinto sexual no desaparece con la ausencia de testículos, ni tampoco muda la tendencia sexual -hubo castrati heteros, bis y homosexuales y también castos- , entonces ¿podemos sacar como moraleja que las glándulas testiculares y su famosa testosterona no son tan responsables de la pauta sexual del individuo?

De acuerdo con la descripción del especialista en urología, Dr. Meyer M. Melicow, dice: “se sumergía al niño de cinco años de edad en un baño caliente y se le daba una bebida fuerte. Se comprimían las yugulares y cuando estaba semi-embriagado, se comprimían las gónadas y se las frotaba hasta que ya no podían palparse. Si ya poseía testículos, se cortaban con un cuchillo.” El galeno afirma que, aunque la castración completa en los niños suprimía el impulso sexual, ésto no impedía en ellos la formación de testosterona. Agrega que; “en el interior del testículo se encuentran numerosas células que elaboran testosterona y, si sobrevivían y funcionaban, posibilitaban a muchos cantantes las relaciones heterosexuales.”

Con esta explicación, no me deja duda; un hombre sin testículos de todas formas  se encarama. La erección es un mecanismo independiente de la testosterona y, por lo tanto, si tienen erecciones…  están sanitos… hay orgasmos aunque no eyaculen -ni mucho, ni poco, ni nada- quizá lo único que necesitan es un poco de vaselina, dos palmaditas en la espalda y un poco mas de estimulación para excitarse y darle duro hasta sacar brillo. Y si no, espero que los castrados no tengan ganas de leer, porque sería todavía más incomodo el querer y no poder. Bueno, eso digo yo…

¿En dónde nos quedamos?…

Desde el punto de vista vocal la época del cantante ‘castrato’ empezó por ahí de los siglos XVI, XVII pero fue en el  XVIII que se convirtieron en verdadero boom en la opera  Italiana, y aunque la revolución francesa prohibió los castrados por la brutalidad de la cirugía a la que eran sometidos, a veces por un barbero. Los castratis prosperaron como una industria en Italia pese a estar castigada por la Iglesia católica con la excomunión, aunque luego fueron muy bien venidos en sus coros In saecula saeculorum (Cántico de Cánticos). Sólo en Roma llegó a haber 700 mártires como éstos entonando  al unísono. Algunos autores conocedores hablan de más de dos mil mutilaciones por año en el siglo, tan sólo en Italia.

Por entonces, la iglesia tenía la prohibición, de que las mujeres fuésemos  actores litúrgicos; prohibición que se extendiera al canto femenino en los templos. San Pablo había dicho ‘Mulier taceat in ecclesia’ que significa sutilmente y al oido; ‘las mujeres deben mantener silencio en la iglesia’. El mismo Papa Pablo IV (1555-1560) prohibió las voces femeninas en la catedral de San Pedro. Pero en aquella época, la iglesia había -no se sabe por qué- relacionado el canto  de los ángeles con el que se debía alabar al Dios creador con las voces agudas; quizá por ello prefirieron fingir demencia senil, enseñarnos el dedo y acudir a las voces estériles blancas de niños inocentes o adolescentes consideradas angelicales, o a voces masculinas que tendían al agudo según técnicas como el falsete, contralto, mezzosoprano, incluso sopranos. En pocas palabras, nada que ver con la tesitura del canto litúrgico “Pescador de Hombres” con maracas que se escucha ahora.

Y ya que hablamos de pescadores, la explicación mas consistente que leí, es; Si se castra a un adolescente entre los 8 y 12 años, se producen en su cuerpo una serie de desajustes hormonales tales como el crecimiento exagerado de brazos y piernas porque sus placas óseas no se cierran, rasgos feminoides; nalgas, pechos y caderas desarrolladas, melenudos, con tendencia a la obesidad, a la celulitis y el estancamiento del desarrollo de la laringe, lo cual da resultados impresionantes en la voz.  La combinación de una voz infantil con la potencia de un adulto permite ejecutar acrobacias vocales sin precedentes, sus cantos extasiaban, inducían al llanto y a otras incontinencias emocionales hasta el punto de que los más portentosos fueron reverenciados como auténticas divas, mimados por el público, invitados de honor por monarcas y bendecidos por papas. Para ellos, escribieron Vivaldi, Peregolesi, Gluck, Rossini, Mozart entre otros.

Tanto derroche de aplausos hizo célebre el grito de ovación en los teatros: ¡Viva el cuchillo! ¡El divino cuchillo! Pero lo interesante de esta historia es que aquel macabro clamor carnicero también se escuchaba en según qué alcobas: las damas se los rifaban. Ya sabemos que el dinero y el éxito suelen ser interesantes incentivos para el deseo, pero es que además eran muy chic, y lo mejor… ¡no preñaban! Pero ojo, que no sólo las señoras se peleaban por los castrati, también eran objeto de deseo de los caballeros lujuriosos y uno que otro rabo verde que encontraban irresistible su potencial y amen de su travestismo en escena de tal forma que se lo ‘ejecutaban’ al compás del canto orgásmico celestial de los ángeles.

Finalmente, los eunucos y castrati  tenían algo en común; Se hacían bola el falo debajo de su botarga, según sus preferencias, pero, eran placenteras sus relaciones sexuales? Quizá unos sí, otros no, dependiendo qué les fue extirpado -parcial o total- y con qué fin. En cualquier caso, con pajarito o sin él, el deseo no siempre desaparece. Lo que debiera desaparecer son éstas historias tan negras de la humanidad.

 

Aquí le dejo algunas fuentes por si quisiera leer un poco más. De mi parte, mil grácias por su tiempo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Castrati

http://es.wikipedia.org/wiki/Eunucos

http://es.wikipedia.org/wiki/Skoptsy

http://www.slideshare.net/inmamusic/el-barroco-y-los-castrati

3 Respuestas a “Hoy tuve ganas de escribir sobre Huevos, Castración y Eunucos

  1. ser castrado es fascinante entras en otro cuerpo ve mi historia pagina como enamorar a una mujer casada abres abajo dice no lo intentes en casadas abres hasta abajo dice piropos abres y abajo busca gustavo es una historia real puedes opinar sin registrarse a ver que opinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s