Si en lugar de 3 Reyes Magos, hubiesen sido; 3 “Reinas Magas”

Desde hace unos años a la fecha, llega  a mi correo electrónico una presentación con diapositivas (PPS) muy graciosas que habla sobre la posibilidad de que los Reyes Magos, en lugar de varones, ‘ hubiesen’ sido mujeres. Preparese para el ‘hubiese’ …

Desde entonces, éste mensaje me hace sonreír con el sólo hecho de imaginar porque, ciertamente, la historia a contar sería mucho muy diferente. Hoy, he decidido ponerle palabras a mi propio pensamiento sobre el supuesto caso.

 Veamos…

Ninguna estrella cambiaría su rumbo para dirigir a unas mujeres que sin duda no tendrían fama de sabias sino de astrólogas, cosmetólogas, o simplemente eficientes reinas del hogar que se dejarían guiar por la luna, su cómplice de la noche, y no por las estrellas que son fugaces.

Por otra parte, el necio de Herodes ni se enteraría de su paso ya que no llevarían séquito alguno, y por ende, no sospecharía que había un niño acurrucado bajo la estrella en Belén que le hiciese sombra a su egolatría. Créame, éste cambio de sexo en los visitantes hubiera ahorrado la muerte de muchos niños inocentes.

Además, a simple vista se notaba que el establo estaba sucio y necesitaba una buena friega con agua, jabón y estropajo. Como usted sabe, fue el único sitio que encontraron para cobijarse ya que nadie les dio posada. Sin pensarlo dos veces, estas tres mujeres se habrían desprendido de su corona y dispuesto a desempolvar. Sabían que había que ayudar, sobre todo a María que lucía un semblante bastante débil, desnutrida, agotada por el viaje y por el parto.

Las tres reinas se hubiesen  turnado, tanto de día como de noche, para atender al recién nacido; de asearlo y arroparlo, de cambiarle los pañales, arrullarlo en sus brazos con canciones de cuna y acostarle en su pesebre. Tampoco le venían mal unas clases de cómo amamantar al peque y sacarle los aires, algo que su marido, por muy buena voluntad que tuviera, no se atrevía hacer por su inexperiencia pero, mínimo,  lo hubiesen puesto a ordeñar una vaca para hacer un atole, o igual darle matarile a una gallina. Una sopita caliente les hubiese caído muy bien.

En fin, desde mi punto de vista -femenino obviamente-, estoy  segura que  María, José y el niño Dios hubiesen estado mas contentos con la presencia de las ‘tres reinas magas’, a pesar de las también supuestas críticas de los oseosos. A decir verdad, no hay comparación con la de un trío de solterones desconocidos que andaban perdidos y la historia bíblica los rescato como regalo de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Me pregunto entre signos de exclamación: ¡¿A quién diablos se le ocurrió, en esas circunstancias, regalar a la Sagrada Familia oro, mirra e incienso?!

Por Dios, ¿en que estarían pensando estos personajes? Sólo a un sabio en astronomía, a un tibetano y otro en ciencias se les debió ocurrir. Quizá hombres que tenían sus necesidades materiales bastante bien cubiertas. No tenían prole, ni la más remota idea de cómo educarlos. Tampoco tenían mujeres, puesto que ninguna los acompañó en su viaje. Se vestían lo bastante bien como para haberse lanzado a la aventura como ‘boy scouts’ sin una brújula. Dicen que eran ocho y solo llegaron tres. Pensando políticamente, por lo menos, llegaron (no se si los mas listos) cabalgando en un caballo, un elefante y un camello.

Dicen que Melchor venía de la India y llevó incienso de regalo al niño Jesús porque simboliza el Espíritu Santo; Baltasar era de Etiopía y llevó la mirra, que simboliza al Hijo o Cristo, es el aroma de la espiritualidad; y Gaspar era de Mesopotamia, él se encargó del oro ya que representa al Padre, o Dios, manifestándose como opulencia.

Sin el afán de ofender pero, es algo así como la propuesta de Josefina Vázquez Mota al dotar de ‘Ipads’ a muchos niños de nuestro país. Si al menos estos tres maestros ascendidos, incluyendo a la chepina, se hubiesen dignado preguntar: ¿Qué necesita el chiquirín? ¿Pañales, talco, mamilas?…!o qué! ¿Cómo podemos ayudar sin estorbar? Aun si estos reyes hubiesen tenido un harem de esposas y concubinas, poco dista de elegir los regalos más convenientes. ¡Qué saben ellas lo que es un plato de lentejas o de recorrer el desierto a huarache veloz!

 La historia, perdóneme que insista, hubiese sido distinta;  sus presentes más útiles, del tipo como los que llevaron los pastorcitos a su Rey de Belén; Compañía, atención, amor, quizá unos zapatitos de estambre, una frazadita, etcétera… ¡Entonces no había despensas!

Siempre me he preguntado ¿que harían María y José al volver a Nazaret con el incienso y la mirra? porque el oro seguro lo habrían, si es que no regalado a otros más pobre que ellos, por lo menos empeñado en el monte de piedad.

Esta reflexión parece broma pero puede darnos mucho que pensar. Algunas veces, a los cristianos se nos olvida el aterrizaje de Jesús en la tierra con todas sus consecuencias, pero lo cierto es que a todos nos gustan los milagros un poco menos que el oropel.

Y hablando de oropel…

Del 24 al 26 de Marzo, México cerrará los ojos para no ver su propia pobreza desde adentro. Ya se rumora que con la próxima visita del Papa a México,  los hombres ‘sabios’ de la jerarquía católica ya se pasan la charola entre autoridades, empresarios y fieles de la iglesia para financiar la visita, y que incluso el gobierno guanajuatense y federal (panistas, ambos) aprobarán sendas partidas especiales para tal efecto. De manera que la estancia de Ratzinger en el Bajío mexicano se financiará, todo parece indicar, con el oro, el incienso y la mirra de todos los mexicanos.

Y además parece difícil que los cortafuegos del gobierno federal puedan recurrir a esa supuesta dualidad entre el carácter celestial y terrenal, entre la visita del sumo pontífice y le pico los ojos a México para excusarse, cuando no parece haber espacio ni remordimiento de conciencia ante el temor y confusión a ser excomulgados antes de terminar el sexenio. Nooo, ni Dios lo quiera.

Por eso mismo, el gobierno federal “tiene la batuta” en lo que respecta a la visita, pero hará falta que las mujeres se pongan a limpiar el ara en el contexto del cual se tiene contemplada una reunión (confesión) entre Joseph Ratzinger y Felipe Calderón –el día 24— y una mega misa en el parque del Bicentenario, en Silao, Guanajuato, el 25. Habrá que agradecerles a los organizadores de estos eventos su sensibilidad política al no encimar las fechas de la visita papal con el aniversario del natalicio de Don Benito Juárez  y la conmemoración luctuosa de Luis Donaldo Colosio Murrieta. Tomando en cuenta que el país esta en manos de un gobierno ultra conservador panista, eso sí es un verdadero milagro.

Pero volviendo al tema que nos ocupa para cerrar, creo que los discípulos de aquel niño tenemos que estar más cercanos a la posición de aquellas presuntas mujeres y aquellos presuntos regalos de los  humildes pastorcitos que se la fajaron hasta llegar Belén sin la menor intención de disfrazar su pobreza ante nadie.

Habiendo otras prioridades en el pais; habiendo tanta pobreza, repudio social y niños marginados, intento comprender lo incongruente que somos, no solo en México, en todos lados, porque somos parte del reflejo; lobos con piel de oveja, luciendo pequeños lacitos solidarios en la solapa, repartiendo roscas y juguetes el ‘Día de Reyes y Reinas’ para salir en la foto.

2 Respuestas a “Si en lugar de 3 Reyes Magos, hubiesen sido; 3 “Reinas Magas”

  1. Nunca han existido Reinas Magas en la Biblia, los reyes que acudieron a ofrecer al niño Jesús ofrendas eran hombres, la historia bíblica es la que es. Pero, claro, hay gente, ideologías que se sienten ofendidas por un hecho bíblico, y tal vez, le den muchas vueltas al coco. Al final, tarde o temprano se saldrán con la suya, y habrá, de manera oficial, y sin ocultamientos, ni mujeres que se cuelen en cabalgatas de Reyes Magos, Reinas Magas.
    No pasa nada, a mi tampaco es un tema que me sofoque especialmente.
    Pero, sé lo que a esta gente le puede doler y mucho. Me refiero a sus guías de idioma no sexista, son las niñas de sus ojos, sus criaturas. Cuando esas guías no se utilizan, y se tiran a la basura, echan fuego por la boca.
    Y, de manera especial, su tesoro, la ley de violencia de género. Como alguien, con dos cojones, o dos ovarios, ponga sus manitas en esa ley, para modificarla y conseguir paridad entre hombres y mujeres ante los malos tratos, eso les iba a doler mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s